domingo, 11 de febrero de 2007

La triada de la sangre en el video: Tercera parte

***Continuación de esta entrada***

Bueno, bueno, después de dos entradas hemos llegado a lo más controversial del tema… El “snuff”… Supongo que no quieren preámbulos, así que iré directo al grano:

Snuff: Leyenda Urbana.
O.k. comenzaré duro y a la cabeza ¿Que es el “snuff”? Es el género que se encarga de grabar una muerte en video, pero… ¿Qué eso no era mondo? Si pero no. Recordemos que el mondo recopilaba imágenes de violencia, muerte y sangre, de manera accidental, sin una premeditación o una planeación. El snuff, de manera contraria (y por eso es que es escalofriante), es la grabación de una muerte en video, completamente premeditada y planeada. En el snuff se tiene un verdugo, que frente a la cámara, se encarga de torturar y matar a otra persona (100% real), con el único fin de grabarlo en video y poder ganar dinero. Así de simple. Es el hecho de matar realmente a una persona en video.
Ahora, es controversial por que nunca se ha encontrado una cinta que pueda ser la prueba inequívoca del snuff.
Pero antes de continuar realicemos una breve historia del género.

El término se acuñó (como lo conocemos) en 1976 (si, hace 30 años) con una película del mismo nombre. “Snuff”, originalmente llamada “Slaughter” fue filmada en 1971 por Michael y Roberta Findlay, con la inspiración de que alguien en Argentina había estado filmando y distribuyendo cintas en las que de manera real se asesinaba a alguien. Nunca se encontraron dichas cintas, por lo que los realizadores, hicieron su versión libre sin mucha trascendencia. En 1975 Alan Shackleton decidió usar la película y darle un toque nuevo: Al final de la cinta, esta se cortaba de manera abrupta (con el fin de aparentar que dicha escena no iba ahí) para dar paso a una escena en que un equipo de producción asesinaba a una muchacha. Con tal cambio, Shackleton relanzó la película con el título “Snuff”. Si bien no hubo mayor problema que el uso indebido de un material registrado, la película dio pie a todas las especulaciones que vendrían después en cuanto a grabar la muerte de alguien en video.
A raíz de esta película han aparecido varias películas pseudo-snuff, tales como “Ginea Pig”, o las que a continuación mencionaré:

August Underground (2001).

Imaginémonos que al ir caminando por la cale se topan con una cinta, sin marcas ni nada… Movidos por la curiosidad, recogemos la cinta y la ponemos en la casetera para ver que es lo que sale. Lo que vemos, es a dos personas en una vorágine de violencia y salvajismo contra otras personas, para culminar con la tortura y violación (como que ya deberían variarle ¿No?) de una mujer amarrada a una silla. Fred Vogel presentó con tal realismo August Underground, que muchas personas se tragaron la sopa. Una vez más, nada más que gore muy bien presentado.

Niku Daruma (También conocida como “Pyscho: The Snuff Reels” o “Tumbling Doll of Flesh”) (1998).

Esos japonesitos locos... Imagínense “Guinea Pig”, misma acción sangrienta y misma violencia, con la gran variante de que antes de mutilar y asesinar a la muchacha en cuestión, esta tiene sexo explícito en pantalla. No es más que una película porno que se transforma en una película gore de muy buenos efectos especiales… Desde las películas gore yo pinté mi raya a las películas venideras, y esta, (dicha por los mismos fans), no es más que una porquería enferma y dañada de lo que alguien puede llegar a imaginar.


Ahora, viene la controversia… Tenemos las filmaciones de las ejecuciones o de experimentos médicos, que fácilmente pueden pasar como snuff. Aquí la situación es que se debe pensar en la finalidad del por que se graba lo que se graba.
Si bien tenemos los videos de grupos terroristas en los que se muestra como decapitan a sus víctimas, o como estas son torturadas y/o mutiladas, no podemos decir que eso es snuff. Los terroristas no realizan esas filmaciones con el objetivo de ganar dinero, sino que tienen en mente un fin propagandístico. Ellos graban esas muertes para demostrar su “poderío” o su “influencia” en el medio, tratando de amedrentar a sus opositores, y tratando de convencer a la población de que se unan a su causa. No es snuff por que no se busca lucrar con esa actividad. Si algún recopilador decide incluirlas en “Carnitas Sangrientas”, entonces se está convirtiendo en una película mondo.
Recuerdo un caso hace años en que una persona cuadraplégica pedía eutanasia. Como no se la otorgaban, esta persona grabó en video una declaración del por que se suicidaba, para acto seguido, beber ante la cámara un vaso con veneno. ¿Eso es snuff? No, no es snuff por que no se busca una remuneración económica con ese acto. El video, es el testimonio de una persona que ha buscado la eutanasia.

Existe mucho misticismo alrededor de este tipo de películas, ya que muchas personas aclaman haber visto este tipo de material, más nunca se han dado pruebas reales que sustenten, desde correos cadena, hasta personajes misteriosos que ofrecen conseguir este tipo de materiales. De igual manera, hay teorías que le dan vida al mito, como lo sería la explicación de que “las muertas de Juárez” han sido asesinadas con la finalidad de hacer películas snuff o por ejemplo la pornografía infantil. El hecho de que se hayan encontrado cintas en las cuales se violan y maltratan a niños con el fin venderlas en ese mercado, no quiere decir que sean snuff, ya que antes de ser consideradas como snuff, deben de ser consideradas como películas pornográficas que están violando los derechos humanos.
En el inconsciente colectivo se tiene grabado este tipo de material, con la idea de que políticos o empresarios poderosos, aburridos del poder y del dinero, buscan nuevas emociones con este tipo de cintas, tan grabado lo tenemos en nuestra memoria, que existen películas como “Tesis” (1996) u “8 mm” (1999), ambas relatando la historia de videos snuff clandestinos realizados para saciar a una élite capáz de pagar tales lujos.

A final de cuentas no hay alguna prueba sustentable que demuestre la existencia del snuff como tal… Que como humanidad seamos capaces de grabar actos de muerte en video (los mentados terroristas), es distinto a la existencia de un mercado negro subterráneo muy bien estructurado, dispuesto a surtir este material tan… “Peculiar”.

Antes de finalizar, quisiera compartir con ustedes la siguiente cadena que me llegó:

PARA QUE NO SEAMOS TAN CONFIADOS..... NUESTRA EPOCA ES OTRA

Léanlo por favor y comunícalo a todos sus conocidos. Mi nombre es Jacobo Arteaga Ramírez. Mi historia comienza hace poco más de un año, cuando lleve a mi hermano
Pequeño, de nombre Antonio, a ver una película infantil a Cinépolis Plaza Atizapán. Durante el intermedio quiso ir al baño y me pidió dinero para comprar en la dulcería y
no vi inconveniente en que fuera el solo. Paso algo de tiempo, cuando escuchamos mucho alboroto afuera de la sala, fue cuando me di cuenta que Toñito ya se había tardado en
regresar. La sorpresa fue tremenda al descubrir que el alboroto afuera se debía a que a mi hermanito lo estaban sacando de los sanitarios de la sala, con su ropita rasgada y con sangre, temblando y envuelto en llanto. Tenía señas de golpes en su carita y moretones en los brazos, y entre gemidos solo decía "me duele mucho"... La revisión médica confirmo nuestros temores más profundos: Había sido torturado y violado. Tenia lesiones internas muy fuertes, como producto del daño sufrido, entre el duodeno y el colon transverso. Afortunadamente la rápida atención medica y un buen tratamiento ayudo a que pronto se recuperara. A pesar de ello, ha estado en tratamiento psicológico por más de un año. Perdió la capacidad de hablar durante dos meses y medio y a veces aun sufre tics nerviosos.

Pasó casi un año después, y en una sesión de cine con mis compañeros de la Facultad de Comunicaciones de la UDF revisamos un vídeo que consiguió un compañero de clase en "El chopo". Las imágenes se suponía que eran ficticias, y analizábamos la violencia que manejan esos videos ("Riped-off 1 y 2"). Lo que vieron mis ojos hubiera deseado no vivirlo jamás: entre las imágenes de niñas y jovencitas mancilladas encontramos el momento en que abusaban sexualmente de mi hermanito. Los gritos desgarradores, las imágenes de la cámara barridas, los golpes que le dieron, y tres sujetos, dos de ellos deteniéndolo y el desgraciado que le robo completamente su infancia, mas el encargado de filmar. Nunca podré olvidarlo. Hay otra escena semejante y analizando el sonido (deficiente) están
hablando en español, y los sujetos son los mismos, pero la situación se presenta en otros sanitarios. Hemos recurrido ante la ley para denunciar el hecho, pero no quieren recibir los videos como testimonio, porque no hay forma de investigar a los productores de estas porquerías, antes aun, nos quisieron acusar de comprar pornografía infantil y tuvimos que pagar una fianza de $15 000 por posesión de la película, después de 36 horas de arresto por posesión del DVD. El caso de mi hermanito esta documentado en "El sol de Atizapán" con fecha domingo 3 de marzo de 2000, y encontramos en la hemeroteca un articulo que habla del cierre de unos cines en Naucalpan porque en ellos se reportaron casos de abuso sexual en los sanitarios. ¡Aparece la foto de uno de los detenidos y es el precisamente uno de los que aparecen en los videos! (Periódicos Heraldo, La Prensa y Ovaciones del día lunes 7 de noviembre de 2000). Por favor: Si no podemos hacer nada por hacer justicia, al menos les suplicamos tengan mucho cuidado con sus hijos y hermanitos pequeños. Les suplicamos no compren los videos con contenido violento ni pornografía infantil, porque es el consumo de estas cochinadas lo que lleva a los productores a hacer mas daño. ¡No a la violencia!

PD:
Si amas a tus hijos y hermanos pequeños, Redistribuye esto lo mas que puedas para prevenir de futuros accidentes a otros niños.
Y recuerda: ¡No compres material snuff... estas fomentando las agresiones a otras personas! y protege mucho a tus pequeños que este tipo de desgraciados los hay en donde menos te lo esperas.

O.k., comencemos:

Este correo originalmente me llegó por ahí de 1999 o 1998, y esta edición, me llegó por ahí del 2004… Eso quiere decir que la información lleva ya más de 8 años rondando. Eso no tendría nada de malo si:

  1. ¿Como es posible que se tengan registradas las noticias en el año 2000, si de entrada, el primer correo me llegó en 1999?
  2. No existe un “Cinépolis Plaza Atizapán”. Lo más cercano, es el “Multicinema Atizapán”. Me llama mucho la atención que en una cadena que se busca concienciar e informar, se pierda un dato tan importante.
  3. No se ustedes compañeros mexicanos, pero el intermedió dejo de existir hace ya casi 14 años… Creo que la última película que fui a ver con intermedio, fue “Tom y Jerry: La Película” (1992)… No creo que en un Cinépolis (desde que tengo memoria nunca ha sido política de la empresa, y menos si ni existe), en el año 2000, haya puesto un intermedio.
  4. El correo original que me llegó, (1999) hablaba de un VHS, no de un DVD. Información que se adecua a los tiempos en que es enviado, me parece muy sospechoso, pero está bien, se las compramos, es un DVD en el 2000. Recuerdo que en ese año, comprar un aparato de DVD costaba más o menos $5,000, y un DVD, cerca de $500. La tecnología para grabarlos era extremadamente cara y de poco uso, por lo que solo las casa productoras grandes podían distribuir (ciertas películas) en DVD. Ahora imaginémonos un mercado clandestino usando una tecnología de punta… Como que no va.
  5. He pasado bastante tiempo investigando todo este tipo de material, y en mi vida, me he topado con material que lleve el nombre de "Riped-Off" (menos una segunda parte)… ¡Oh claro! A menos que quieran tomar en cuenta el clásico filme de boxeo “Ripped-Off” (1972).
  6. Un video si es una prueba ante un M.P.
  7. Se supone que los “violadores” hacen mucho escándalo… En un baño público… ¿Y nadie se dio cuenta?
  8. Es un correo cadena.

Faltaría checar los dichosos periódicos, pero realmente no creo hallar nada...
Y vuelvo a decirlo, no es que no crea capaz al ser humano de cometer tales actos, incluso no dudo de la existencia del snuff, el problema, es que no hay una prueba fidedigna (ante la justicia) que demuestre claramente su existencia.

Pero basta de hablar del snuff, ha sido agotador y todavía falta una entrega más de este artículo, así que por ahora me despido, y estén pendientes de la cuarta y última parte de “La triada de la sangre en el video”:

Y a todo esto: ¿Por qué?

¡Saludos!

3 comentarios:

N dijo...

MIERDA , PERO QUE BUEN MATERIAL QUE ESTOY LEYENDO EN ESTE BLOG
SALUDOS.

MUNDOPSIKOTICO.BLOGSPOT.COM

Eduardo dijo...

Gracias!!!

Daniela Alejandra dijo...

orale , mas que morbo (sinceramente eso es lo que esperaba), me ha dado mas informacion , puntos de vista y no es que te cambie la forma de ver las cosas , simplemente las ves desde otro enfoque , otra perspectiva, muchas gracias por el post , y ojala sigan sacando muchas cosas como estas, saludos e intentare darte seguimiento