domingo, 4 de febrero de 2007

La triada de la sangre en el video.

ADVERTENCIA:

Les advierto mis estimados lectores, que la siguiente entrada contiene material violento y para algunos, repulsivo. No se preocupen, a pesar de lo escabroso del tema, NO presentaré contenidos “reales” tanto de mondo ni de snuff, solo algunas imágenes pertenecientes al gore que me ayudarán a exponer mejor mi tema. Con dicha advertencia, con ustedes, “La triada de la sangre en el video”:

El papá del primo, de un vecino, de mi mejor amigo, dice haber visto un video en el que violan, torturan y matan a una muchacha a sangre fría. Ese video lo consiguió en tepito y puedo decir que es verdadero, por que la chava que sale ahí, estudiaba en la misma facultad del hermano de mi novia”.


Nos fascinan las leyendas urbanas. Si no fuera por que todos tenemos una imperiosa necesidad de creer en aberraciones cometidas por el ser humano, no existiría la leyenda de la aguja con sida, las muchachas traficantes de órganos en el antro, o pandilleros de la Mara Salvatrucha asesinando a cuanto personaje les haga cambio de luces. Pero de alguna manera u otra, toda leyenda urbana posee un toque de verdad. Gracias a estas raíces verdaderas, es como el “snuff” se ha mantenido tanto tiempo vivo en el inconsciente colectivo (en el pasado 2006, se puede decir que se "celebró" el 30° aniversario del snuff). Pero tampoco se alarmen, no es que en realidad haya tepiteños ambiciosos e inescrupulosos, produciendo videos a diestra y siniestra con el fin de saciar la sed de sangre de un mercado underground de empresarios y políticos poderosos… O por lo menos, no de manera 100% real o comprobable.

Al hablar del snuff, tenemos que hablar necesariamente de sus dos primos hermanos: el gore y el mondo.

Cine gore: Tripas, sesos, y rojo congo.
Dentro del cine de terror/horror, se encuentra el sub-género denominado “gore” (algo así como “grotesco” en español), el cual consiste en presentar en pantalla la mayor cantidad de sangre y vísceras que sea posible, muchas veces exagerando el uso de los efectos especiales y del maquillaje.
El principal objetivo del cine gore es propiciar en el espectador emociones fuertes, que lo impacten y lo shockeen, aterrándolo y asqueándolo más allá de lo que una película tradicional de terror pueda hacer. Se puede decir que el iniciador de este género es el norteamericano Herschell Gordon Lewis con la película “Blood Feast” de 1963, en la cual, por primera vez, se mostraban escenas violentas de manera gráfica en una película. Las actuaciones son malas, y para los estándares actuales, los efectos especiales pueden llegar a parecer bastante falsos, pero para su época, fue algo novedoso e impactante que marcaría un hito en las generaciones venideras. A continuación, una recopilación de algunas escenas de esta película (ya saben, sangre, cerebros y vísceras, si no les agrada ver este tipo de materiales, omítanlo).


Gracias a esta película, las generaciones subsecuentes tuvieron un nuevo género en el cual podían ver mutilaciones, desmembramientos, decapitaciones, y claro está, baños de sangre a lo largo y ancho de la pantalla.

Una situación curiosa que sucedió con el gore, es que algunos directores intentaron utilizar tanta sangre y tantos efectos especiales, que más allá de impactar al espectador, lograron divertirlo al punto de la hilaridad, ya sea por lo malo de las actuaciones, la deficiencia en los efectos especiales o lo absurdo de las situaciones. Gracias a esta comedia involuntaria, surgieron algunas películas que mezclaron de manera exitosa la comedia, el horror y el gore. Para enumerar algunas, puedo mencionar:

Bad Taste (1987).

Dirigida por Peter Jackson y distribuida por la Comisión Fílmica de Nueva Zelanda, esta película nos narra la historia de un grupo de alienígenas que han venido a la tierra a convertirnos en hamburguesas. Pero claro, los terrestres no les van a dejar la puerta abierta, por lo que un grupo de temerarios defensores, harán lo imposible por detenerlos (que por cierto, se transportan en un carro junto a los Beatles). Bajo esta premisa, el señor Jackson nos mostró en pantalla de una manera sumamente cómica, una decapitación a mano limpia, un festín con vómito (puesto que así se alimentan los alienígenas), y una fractura craneal que expone al cerebro arreglada con un cinturón. Los efectos especiales son malos, las actuaciones aún peores, y las situaciones planteadas, irreales, pero precisamente, esa es la esencia de la película. Así, vemos sangre y tripas de una manera poco realista y que no impacta tanto, y claro está, nos sacan un par de carcajadas a lo largo de la película.

Trailer de la película, apto para todo público.

Evil Dead II (1987).

Dirigida por Sam Raimi, y distribuida por Roseboud Pictures, este remake/secuela cuenta la historia de Ash y Sarah, una pareja que va a pasar el fin de semana en una cabaña del bosque. El problema, es que no cuentan con que el padre de Shara (un arqueólogo), ha descifrado algunas páginas del Necronomicón, liberando a un antiguo espíritu que posee la capacidad de poseer a los vivos. Así, al llegar a la cabaña, Ash debe librar una batalla con las antiguas fuerzas del mal. En esta película, las escenas no son tan explícitas ni tan violentas, pero es todo un clásico del cine gore por el excelente sentido del humor de Ash.

Trailer, con un vistazo a la clásica escena de la mano asesina de Ash, con escenas medianamente violentas.



Pero no solo la comedia ha creado su propio espacio en dentro del gén
ero. Un subgénero sumamente popular (que surgió básicamente en los años 80) fue el “slasher”. Proveniente de la palabra inglesa “slash” (rebanar), en el slasher los asesinos perpetran sus crímenes con objetos filosos, tales como navajas, machetes, hachas o espadas. Este género está más apegado al horror original, presentando menos cantidad de sangre en pantalla. Aquí, hay dos filmes que son clásicos:

Halloween (1978).

El maestrazo del horror John Carpenter, con ayuda de Compass Internacional Pictures, traen la historia de Michael Myers, un psicopata que a los 6 años asesino con un cuchillo de cocina a su hermana (si, en halloween). 15 años de reclusión después, Myers regresa para azorar Haddonfield (su pueblo natal) y a sus habitantes.
Como mencioné, esta película no es tan gráfica comparada con otras del género, pero sienta las bases para todos los asesinos psicópatas que cargan un arma punzo cortante, tales como Jason en “Friday the 13th” (1980), Fredy Kruegger en “A Nightmare on Elm Street” (1984) o Patrick Bateman (¿Motel Bates?) de “American Psycho” (1999).

Trailer oficial, apto para todo público.

The Texas Chainsaw Massacre (1974).

Aunque de manufactura anterior a Halloween, el clásico de Tob Hooper (distribuida por Bryanston Distributing Company), es considerada como slasher puesto que nuestro psicópata (Leatherface) corre detrás de sus victimas con una estupenda motosierra, enfundando su cara en una máscara de piel humana. La trama es simple. Un grupo de adolescentes paran en una granja abandonada en Texas, para después ser victimas, uno a uno, del señor Leatherface, quien gusta decorar su casa con muebles hechos de piel humana. No es tan gráfica respecto a la violencia mostrada en pantalla, pero es todo un clásico dentro del cine gore, que para añadirle un toque más morboso, está inspirada (no basada) en los crímenes de Ed Gein.

Trailer de 1974, escenas ligeramente violentas.


Para algo más gráfico, podemos hablar del “splatter”. El splatter (¡splat!) es un baño orgiástico de sangre por toda la pantalla. Si el cuerpo humano posee alrededor de 5 litros de sangre, el splatter triplica o cuadriplica esta cantidad, además de darle tal presión a las venas, que con solo cortar ligeramente la piel, un chorro de sangre podrá alcanzar distancias de 10 metros. Dentro del sub-género hay de todo tipo de calidades, desde aquel que usa salsa ketchup para los efectos especiales, hasta aquellas que usan lo más parecido a la sangre humana. Un ejemplo de este subgénero es:

Dead Alive (1992).

Ooops, Peter Jackson did it again! El mono-rata de Sumatra es un animal maldito... Eso no le importa al zoológico neozelandés que quiere un espécimen de esta rara especie. Así es como después de una accidentada expedición, el zoológico cumple sus caprichos y lleva uno de estos animalejos a la civilización. Desafortunadamente, este animal muerde a la madre de Lionel (nuestro protagonista), convirtiéndola a las pocas horas en un zombie. Así comienza una serie de eventos que convertirán la casa de Lionel en un refugio para los zombies. Si bien esta película es igual, o más hilarante que Bad Taste, se lleva el título de película splatter por la escena de… ¿Qué serán? ¿5 minutos, 10 minutos? En la cual Lionel, armado con una podadora, arrasa con todo un ejército de zombies. Sin duda es más explícita que su predecesora.

*Advertencia* La escena del cementerio… Divertidísima (“I kick arse for the lord!”) pero sangrienta *Advertencia*


Y el splatter nos lleva al sub-género más “divertido”… Guts.

“Guts” (tripas) es lo más explicito que se puedan encontrar (aunque una vez más, hay toda una gama en la calidad de los efectos especiales). Es la clásica película gore donde vemos zombies descarnados, con ojos colgando o un cerebro expuesto. Vemos caníbales abriendo estómagos para devorar vísceras, o vemos desmembramientos extremadamente explícitos. Violencia y tortura suelen acompañar a todas las muertes que se ven en la película. Aquí hay una amplia gama de películas, desde la asquerosamente erótica “NEKromantik” (1987), pasando por “Cannibal Ferox” (1981, perteneciente al sub-género “caníbal” dentro del gore), hasta llegar a “Day of the Dead” (1985) del maestro de los zombies George A. Romero. Podría enumerar un sinnúmero de películas en este subgénero, pero creo que por el motivo del tema, y por que en las próximas dos secciones hablaré de otras películas famosas del género, por ahora solo abordaré las siguientes dos:

Cannibal Holocaust (1980).

El “mondo” comienza a mostrar su rostro… Pero aún no.
Creo que todos recordamos la charada que fue “El Proyecto de la Bruja de Blair”. Pues bien, esa película ni siquiera traía un concepto original. Ya el señor Ruggero Deodato, casi 20 años antes, planteaba la siguiente premisa: Un grupo de antropólogos se internaron en la selva amazónica (“el infierno verde”) para realizar un documental de las tribus caníbales que habitan la región, más nunca regresaron. Un segundo grupo, que intenta descubrir lo que sucedió con los primeros, encuentra sus cintas con toda la experiencia vivida, con todo el testimonio de los antropólogos siendo atacados y asesinados por los caníbales. De regreso en Italia, se presentó la película argumentando que todo lo mostrado realmente sucedió, y aunque algún tiempo la gente se creyó la premisa, después de ciertos procesos judiciales, el señor Deodato tuvo que admitir que era falso todo el documental, aunque siguió enfrentando cargos por la violencia animal (real) retratada en la película. ¿Por qué esta película puede ser catalogada como “mondo”? No coman ansias, cuando hable de este género retomaré la película.
Esta película es más explicita y más impactante que las anteriores debido a que se le da un toque de realismo a lo visto, además de tener muy buenos efectos especiales (la escena del empalamiento es clásica dentro del género).

*Advertencia* Trailer oficial de la película, muestra desnudos *Advertencia*


Guinea Pig Series (1985-1992).

¡¡¡El “snuff” es real!!! O el horror japonés muestra su faceta más extrema.
Saben, hay una historia “curiosa” detrás de una de estas películas (aunque puede ser toda una leyenda urbana). El actor Charlie Sheen recibió una cinta sin marcas, solo sabiendo que era una película japonesa bastante… “Peculiar”. La cinta comenzaba con una chica asiática siendo seguida por la noche, para que después de un tiempo, ser amordazada y drogada. Al recuperar la conciencia, la chica está amarrada a una cama metálica, completamente inmovilizada y sin posibilidad de defenderse. En escena, aparece un “samurai” que sin mucha condescendencia, comienza a mutilar a la chica hasta que finalmente esta muere, y sus restos son colocados de manera mórbida junto a muchas más piezas humanas. El actor se convenció tanto de que el asesinato fue real, que contactó a la Motion Picture Association of America, que a su vez, contactó al F.B.I. ¡Boom! Fama inmediata. Después de la debida investigación, se dio con el director Hideshi Hino, que después del proceso judicial (ya las autoridades japonesas también estaban investigando el video), tuvo que admitir que la película era falsa… No le creyeron hasta que la chica en cuestión se presentó en el jurado.
Se descubrió que la cinta, era la segunda entrega de la serie “Guinea Pig”, y que llevaba el título de “Flowers of Flesh and Blood” (1985). La serie consta de 7 películas, que si bien las dos primeras son las “mejores”, todas poseen un realismo abrumador… Un servidor no puede aguantar estas películas, son demasiado reales para mí. Lástima, no les puedo poner un video, demasiado real para muchos (inclúyome), pero esta fotografía puede darles una idea de lo real y de lo… Escalofriante, que puede llegar a ser esta película.


Si bien, hemos dado un recorrido por lo más significativo del género, faltaron muchas películas por mencionar, peor no se preocupen, si quieren seguir explorando este género, dense una vuelta en “House of Horrors”, el banner se encuentra del lado derecho de este blog, justo en la sección de cine.

Para terminar, quisiera mencionar tres cosas.
No es lo mismo una película gore, que una película de contenido gore. Una película gore se considera como tal cuando toda la trama gira alrededor de la sangre y la violencia de la película, mientras que una película de contenido gore puede tener escenas violentas, más no es el punto de la película, y solo las está usando para “adornar” la trama. Un ejemplo de estas ultimas, por mencionar algunas, pueden ser Kill Bill (2003/2004), Hostel (2005) o Saw (2004).
En la gran mayoría de estas películas se verán desnudos o escenas de sexo… ¿Por qué se debe esto? Intentaré explicarlo en la 4ª parte de esta entrada, por ahora solamente me limitaré a comentarlo para que no los tome por sorpresa una escena en la cual, un zombie se comerá el seno de una mujer
Por último, quiero aclarar algo acerca del género exploitation. Si bien el género de zombies, el caníbal, el mondo, y el shock exploitaion tienen su espacio dentro de este género, preferí dividirlos como lo hice puesto que hay películas de zombies, o de caníbales que son splatter o guts. Además, el exploitation no solo se centra en la violencia gráfica, ya que existe el sexploitation o el blackpoitation, que poco, o nada, tienen que ver con el gore. Si quieren leer un poco más, visiten esta entrada de la Wikipedia.

Para no hacer tan largo el post, me despido por ahora, aunque estén pendientes de la segunda parte:

Videos Mondo: El “shockumental”.

¡Saludos!

4 comentarios:

Francomagno dijo...

Excelente entrada, y se los dice alguien que estába cenando pizza con moronga.
Gracias a esto sabemos la diferencia entre cine gore y de contenido ídem,,,

Jay dijo...

Excelente entrada ... por cierto, habilita comentarios para personas que no tengan cuenta de blogger, es una joda andar buscando passwords y tener que sacar una para comentar =/

Saludos

CACHORRO dijo...

muy bien contado todo pero huy un error en el que todo el mundo cae:
matanza de texas no es una pelicula gore, de hecho poca violencia realemnte explicita sale en el film (mutilaciones etc9 eso no se ve ni es una peli bañada en sangra, es grotesca o cruda pero no es realmente sangrienta-

Eduardo dijo...

Se que lo más explicito que podemos ver en TCSM es una muerte al final (evitaré arruinar la sorpresa), y ligérisimas escenas de muertos con ganchos y mazos. En ese sentido no es tán violenta como las otras películas que mencione. Si la puse con las demás, fue porque cloca muchos pilares para lo que hoy en día es el gore, además de que la puse en "slasher", que una vez más, no es tan violento como lo demás reseñado XD.