viernes, 23 de febrero de 2007

FICCO: Shortbus

Ups, lastima que BwUwB! No haya durado mucho tiempo a la cabeza del blog… Lástima que lo publiqué en época de FICCO.
Así es, ha llegado de nueva cuenta esa época del año en que los pseudo intelectuales (no se me alebresten, esto tiene un por qué, pero para descubrirlo tienen que ver la peli que a continuación reseño) salimos de debajo de nuestras piedras, y alegamos ser “inteligentes” yendo a ver películas “de arte” acerca de vaqueros gay comiendo pudín. Fácilmente se podrían conseguir estas películas por otros lados, pero el FICCO nos congrega en un festín orgiástico de snobismo y pose. Como sea, durante el festival se presentan muy buenas películas, tal es el caso de:

Dirección: John Cameron Mitchell.
Guión: John Cameron Mitchell.
Producción: Howard Gertler, John Cameron Mitchell y Tim Perell.
Fotografía: Frank G. DeMarco.
Edición: Brian A. Kates.
Distribución: ThinkFilm
Actúan:
Sook-Yin Lee = Sofia
Paul Dawson = James
Lindsay Beamish = Severin
PJ DeBoy = Jamie
Raphael Barker = Rob
Peter Stickles = Caleb
Jay Brannan = Ceth
Justin Bond = Justin Bond

¿Haz visto los autobuses escolares? Shortbus es como esos autobuses escolares, solo que más cortos y especiales para discapacitados… Y algunas veces, para superdotados”.

Una vez que se superan los diez primeros minutos de la película (que establecen el ritmo de la misma), Shortbus se convierte en una oda a la trascendencia vista desde un punto de vista sexual. La película comienza con 3 distintas escenas: James desnudo en su tina, Sofia teniendo sexo con su esposo, y a Severin en una de sus sesiones de dominación. Estas escenas concluyen con la eyaculación por medio de la autofelación de James, un orgasmo fingido por parte de Sofie, y la eyaculación de la mascota de Severin sobre un cuadro de Jackson Pollock, dicho sea de paso, con lujo de detalles.
Así es como Mitchell nos presenta la historia de Sofia, una terapeuta sexual (consejera de parejas) anorgásmica, que tras una visita de la pareja gay “Los Jamies”, conoce a Severin en un… “¿Antro?” Llamado “Shortbus”, lugar en que los neoyorkinos (después del 11/09) se reúnen a regocijarse de los placeres del “arte” y del sexo.
Esta bien, la película es explícita como ella sola, por lo que todos aquellos que no puedan soportar escenas de sexo duro (especialmente de homosexuales) en pantalla, es mejor que omitan esta película, lo cual sería una lástima puesto que conlleva un mensaje sumamente emotivo y conmovedor.
Pero vámonos por partes. El aspecto visual es todo un deleite para el espectador. Con los escenarios adecuados, las tomas precisas, y la iluminación necesaria, no se puede tener una sola queja respecto al manejo de cámara o de la fotografía que se tiene durante toda la película. Si a esto le sumamos una colorida ciudad de NY que nos lleva de un lugar a otro, para los ojos, la película es simplemente fascinante.
¿Las actuaciones? Simplemente impecables, no puedo decir absolutamente nada malo de las mismas.
¿Y el sonido? Pffffff, el sonido debería ser considerado como otro actor dentro de la película. El filme tiene las canciones adecuadas en el momento adecuado, que más allá de distraer la atención del espectador, es el marco perfecto para transmitir lo que cada escena pretende. Así sea el himno nacional norteamericano con un pene erecto como micrófono, canciones a capella interpretadas por un travesti durante un apagón, o música de acompañamiento orgiástico (sin metáfora), la música es tal vez lo mejor (de todo lo bueno) que tiene la película.
Así es como la película en un festín para los sentidos, nos enseña como es que la perdición y la depravación no siempre nos llevan a un mal camino, y como es que todos, sin importar que tan bajo podamos estar, podemos redimir nuestros actos y alcanzar la felicidad. Todo esto llevado de manera ligera (sin contar el sexo) y amena con un humor que te hace estar con una sonrisa durante los 101 minutos que dura la película.

Así que ya saben, si se les atraviesa esta película en algún momento, no duden en verla, ya que saldrán con una sonrisa de oreja a oreja, y con la sensación de que todo en este mundo se puede lograr. Si Sofie consigue un orgasmo, que no lo logre yo…

Sello de aprobación del Petate del Muerto.

Shortbus.

3 comentarios:

punkoatl dijo...

Yo estoy por verla!! Supongo que ya viste su anterior trabajo, Hedwig and the Angry Inch, co la cual yo y mis amigos nos volvimos fans a muerte de este hombre (John Cameron Mitchell) y la fiesta de shortbus fue como un regalo del cielo para varios de nosotros, hize un resumen de esa increible noche en el blog en que participo.

Gothic_Dogma dijo...

Nop... Es común en los festivales de cine que llegue a funciones que no tengo la más mínima idea de lo que estoy a punto de ver... He tenido muy buenos aciertos como con Shortbus, pero luego he visto cada cosa que...

Comosea, con tal referencia espero seguir el trabajo de JCM... Gracias por la recomendación!

punkoatl dijo...

Va, pues luego estaremos leyendo tu reseña de Hedwig.